Aceptarse: un paso al amor incondicional

A quien no le ha tocado encontrarse con etapas donde hemos llegado a sentir decepciones, desanimo, frustraciones, metas no alcanzadas y un sinfín de pruebas diarias por que las cosas no se han dado como deseamos y estas nos llevan a dudar de nuestro valor personal.

Déjenme decirles mis queridos lectores que cada una de estas pruebas nos hacen mas grandes y fuertes, y no debemos permitir que nos hagan sentir que perdemos valor. Si analizamos cada etapa veremos que se puede hacer algo para solucionarlo o no repetirlo en el futuro.

Para ello es muy importante la aceptación en nuestras vidas. Aceptar lo que no podemos cambiar es de vital importancia para que puedas seguir adelante y transformar tu vida.

El valor personal depende de la actitud con la que afrontamos cada paso que damos en la vida para llegar a amarnos de forma incondicional y no de lo que conseguimos o tengamos.

La forma en la que nos cuidamos tiene mucho que ver a como nos percibimos, y al estado de animo en el que nos encontramos. A través de la aceptación nos acercamos al amor incondicional. Aceptar lo que somos, implica aceptarnos con nuestros defectos sin que las propias exigencias limiten nuestra capacidad para amarnos, y en consecuencia amar a los demás.

Es muy complicado dar lo que no se tiene, y si una persona no se tiene amor hacia si misma, difícilmente podrá darlo a los demás. Podrá creer que esta amando a los demás, sin embargo esta cayendo continuamente en la manipulación, exigencias y chantajes emocionales.

Este tipo de dependencia nos perjudica, hasta el punto de ir mendingando amor y cariño; llamando la atención y emitiendo conductas complacientes, para obtener las miradas, el acercamiento y el cuidado de las demás personas.

Reconoce que eres un ser humano con defectos y virtudes, abrirás tu corazón y recibirás el amor que mereces.

Estar bien con uno mismo es un requisito indispensable para estar bien con los demás.

Déjanos saber tus comentarios aquí abajo sobre este tema.